La leyenda maya detrás de Isla Pasión

La leyenda maya detrás de Isla Pasión

Una leyenda maya cuenta que la princesa Ixchel se enamoró de Itzamá, quien pertenecía a otro reino, y cuando éste ascendió al dios del Sol entregó a su amada la virtud de la noche, convirtiéndola en su esposa y diosa de la Luna. Ixchel representa la feminidad, la noche y el agua, e Itzamá la masculinidad, el día y la tierra.

De esta unión surgió un lugar sagrado para los mayas, quienes asociaban la Isla con el amor y la fertilidad de las mujeres. Al ser un lugar consagrado, los antiguos habitantes de esta región peregrinaban a la Isla de la Pasión o Mukyaj Peten como parte de los rituales de matrimonio, para ser bendecidos por Ixchel, diosa de la fertilidad y el amor.
El ritual de matrimonio que llevaban a cabo los mayas en la Isla duraba tres días, en los cuales se purificaba a la pareja. Las mujeres recibían de la diosa Ixchel los dones de la fertilidad y el amor, se unían las familias y se consumaba el matrimonio.
Fueron estos rituales los que le dieron el nombre Mukyaj Peten, el cual, con el paso del tiempo se castellanizó en “Isla de la Pasión”, nombre que conserva hasta la actualidad. Es por eso que hoy en día este lugar exclusivo atrae a visitantes de diversas nacionalidades que desean unir sus vidas en matrimonio.
Haciendo uso de su pasado, y teniendo como escenario el Mar del Caribe mexicano, Isla Pasión desarrolló un proyecto turístico dedicado a bodas nacionales y extranjeras, contribuyendo al flujo de turistas en México. Uno de los atractivos de la isla es el Show Maya, una representación de tesoro cultural prehispánico que posee el lugar.

Have your say!

0 0
Ir a la barra de herramientas